PROYECTO NOIR


El sábado pasado pude formar parte de Proyecto Noir, un evento de fotografía, ilustración, poesía, música, etc., surgió de la necesidad de transportar al público a otra dimensión, con la ayuda de la fotografía y la ilustración, la poesía puede traspasar los límites sensoriales, de la persona.



Fumaba, joder que si fumaba, fumaba tanto que se le olvidaba recoger la ropa cuando llovía, ¿o era cuando lloraba? ya no me acuerdo, cuanto mas fumaba, los hombres la besaban más y ella sentía menos, pero si lo dejaba se acordaba, y no quería volver a empezar de nuevo, por eso decidió vivir muriendo. 



El bebía, joder que si bebía, bebía tanto que un día dijo su nombre mal, y ya solo grita para adentro, bebía para coserse por dentro, bebía para acordarse de que estaba vivo, y si no bebía, nadie lo besaba, el porque el lloraba si no lo besaban, y desde entonces llovía, y había ropa tendida.


Sus pieles eran espejos donde cruzarse por las noches, hacían planes con sus dedos, y se deshacían los nudos en las gargantas, por nunca haber querido, pero cada vez que se gritaban y se odiaban dejaban sus pieles en casa, y ya solo hacían el amor casi en carne viva, sus pieles se querían más que ellos, por eso se besaban en los amaneceres porque era más fácil perdonarse el pasado, ya no paseaban con sus dueños, los reproches las dejaban en casa, aprendieron a quererse al desnudo, como ellos nunca supieron, ellos solo sabían darse incertidumbre y besos, un día se dejaron, porque si no morían, y desde entonces por las noches lloran sin saber por qué, y se levantan a las siete para mirarse al espejo, para verse y acordarse de que tenían  piel, desde entonces ya solo sueñan con volverse a conocer, e intentan sanarse visitando otras camas que parecen museos, desde entonces cuando se recuerdan sangran sus dedos, y es que lo que no sabían es que al irse con tanta prisa y rabia, cuando se vistieron se equivocaron de piel. 



Fotografías: BBproyects
Poesía: Sonia Castro